¿Cómo hacer las paces con tu crítico interno?

Araceli

1 de diciembre de 2023
Si eres de las personas que miran hacia dentro y que se escuchan, ya habrás descubierto que estás dividido en muchas partes y que una de ellas es tu crítico interno. En este post te contamos como hacer las paces con el.
¿Cómo hacer las paces con tu crítico interno?

Si eres de las personas que miran hacia dentro y que se escuchan, ya habrás descubierto que estás dividido en muchas partes y que una de ellas es tu crítico interno. Si has estudiado Eneagrama y te identificas con la personalidad eneatipo 1, sabrás que tienes un crítico muy exigente que busca la perfección, el eneatipo 6 tiene todo un tribunal interno que le hace dudar de su capacidad por el miedo a equivocarse. Si resuenas con el eneatipo 3, y su inseguridad de no dar la imagen adecuada, es muy probable que critiques constantemente tu físico.

 Así pues, todos tenemos un crítico interno y nuestra relación con él puede ser de ignorarle y hacer como si nada, de enfadarnos con nosotros mismos por lo que nos decimos o por el contrario de aceptarlo. Aceptarlo no quiere decir que tenga que escucharlo a diario sin hacer nada al respecto. Aceptarlo significa que doy las gracias por la función que ha tenido, porque hasta este momento de mi vida, ha tenido un cometido en ella, pues me ha servido para algo. Encontrar la utilidad que tiene cada una de las cosas que nos criticamos es expresar gratitud y nos hace sentir más elevados. No obstante, ahora,de adultos, nos puede estar dificultando la oportunidad de tener la vida que deseamos.

Recuerdo el caso de una mujer que, en consulta, descubrió que tenía un crítico interno que le decía que no era valiosa. Es cierto que las creencias que tenemos acerca de nosotros, se han desarrollado en nuestra infancia.  El decirse no eres valiosa”, a ella le había servido, desde pequeña, como impulsor para esforzarse por conseguir sus logros. Causísticamente, esto hacía que su padre se sintiera orgullosa de ella. Por lo tanto, internamente se criticaba para espoliarse y conseguir objetivos, los cuales, eran recompensados por el padre con una caricia positiva.

Te parecerá de perogrullo desear cambiar esta crítica destructiva, por una creencia más constructiva, que tenga la misma función impulsora de conseguir lo que te propongas, pero sin que te drene la energía. Porque estas creencias están sustentadas por emociones (energía en movimiento). Pero nuestro inconsciente a veces puede bloquear o no desear este cambio.

Gracias a las investigaciones del doctor David Hawkins sabemos que la frecuencia que emitimos cuando sentimos miedo, rabia o impotencia es de contracción y por lo tanto, más baja que por ejemplo la energía de la alegría o la gratitud. Estas últimas nos hacen sentir expandidos (te dejo su gráfica al final del artículo para que le eches un vistazo).

crítico interno

Pero el ser humano es todo un misterio. Esta mujer inconscientemente sentía varios miedos que le saboteaban a la hora de cambiar esta creencia, entre ellos, estaba el miedo a dejar de ser ella misma. Miedo a convertirse en otra persona, pues llevaba toda una vida criticando su valía.

Yo trabajo siempre desde las emociones, liberándolas antes, para poder introducir una nueva creencia energetizante que tenga la misma función, pero que se sostenga sobre una emoción más elevada.

Gracias al test muscular, ella misma pudo testar en su propio cuerpo que decirse diariamente”no eres valiosa” le restaba energía. Esto fue lo que le motivó a hacer el cambio de creencia.

Un ejercicio muy útil para trabajar nuestro crítico interno, que puedes hacer sin ayuda de un terapeuta, es el siguiente:

1Prepara un folio en blanco y divídelo en dos columnas. Escúchate a lo largo del día y ve apuntando en una columna lo que te dice tu crítico interno. Puede ser de nuestro aspecto. Quizá frases como “estoys gordo” o acerca de nuestra valía “no soy lo suficientemente bueno”, “soy un fracaso”, “soy un impostor”, etc.

2 En la otra columna ve escribiendo lo que te gustaría decirte en vez de lo anterior, en el caso de estoy más gordo” por ejemplo, “mi cuerpo es mi santuario y lo amo tal y como es” y así con todas las críticas negativas.

3 Cuando hayas terminado, léelo desde fuera, como si alguien te dijera todo lo que has apuntado y que te críticas. Déjate sentir en cada una de esas frases y date cuenta de cómo impactan en ti.

4 Después, lee las frases de la otra columna desde fuera (lo que te gustaría decirte), como si alguien te lo dijera. Déjate sentir de nuevo en cada una de ellas y sé consciente del impacto que tienen estas frases en ti.

Sin duda las palabras son energía; “no a la guerra, significa a la paz” pero la emoción o energía que nos hace sentir una frase u otra, es diferente.

5 ahora que has tomado conciencia de lo que estaba en tu inconsciente, te animo a que cada vez que te pilles criticándote en tu día a día, te permitas tomarte un momento para decirte algo que te energetice y que sea más saludable. Si lo que deseas decirte a partir de ahora lo precedes de las poderosas palabras AQUÍ Y AHORA ELIJO… (por ejemplo) » aquí y ahora elijo que todo lo que hago es valioso y perfecto» (en oposición a la crítica “tus logros no son valiosos”).

Con la constancia en el tiempo, conseguirás que se instaure en ti un nuevo diálogo más consciente y amoroso.

Contenido relacionado

Círculo de mujeres

Círculo de mujeres

Llamadas a crear lazos   Las mujeres desde que nacemos estamos llamadas a crear lazos y formar vínculos. Nos...

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×